Google+ Followers

miércoles, 9 de septiembre de 2009

EN LA MISMA RED


“Hace muchos años tuve la oportunidad de ver a un pescador revisando su red cargada de peces; algunos los azotaba contra la arena porque eran malos –decía él; otros los regresaba al mar para que crecieran pues aún eran pequeños; y los últimos los llevaba a su hogar, pues eran los mejores para el alimento”.
Durante los años que he tenido la oportunidad de navegar en Internet, me ha tocado visitar cientos de sitios que han ido sembrando en mí cierta inseguridad y paranoia. En muchas ocasiones me he sentido desolada ante tanta basura que se puede encontrar en el ciberespacio. Cuando escuchas en las noticias que los secuestradores y asesinos utilizan los datos que los chicos suben a MySpace, Twitter, Netlog, etc. Cuando te enteras de la manera en que los pederastas y acosadores sorprenden a los adolescentes por medio del chat. Cuando tienes conocimiento de la pornografía infantil, los hackers, los sitios fraudulentos, los spammers, etc., y tantas y tantas cosas que seguramente invadirán esta mágica red virtual que a veces parece una maldición, de repente, al tratar de construir un simple blog donde escribir anécdotas, comentarios, reclamos y cuanta cosa se fuera generando en mi cabeza loca y mi corazón inquieto, me he ido encontrando con blogs distintos, diferentes, propositivos, comprometidos; bloggeros que no tienen miedo a decir lo que piensan y defenderlo con argumentos convincentes, no con bravuconerías, insultos, ofensas o palos de ciego. Este descubrimiento ha sido para mí como un oasis en el desierto, un sitio donde recargar baterías, donde sentir que no se está solo, donde recuperar la fe en la sociedad, la fe en el ser humano, la fe en Dios. Apenas estoy incursionando en esto de los blogs y obviamente sólo he llegado a conocer unos pocos, pero todos recomendables. Y también me he dado cuenta que muchos de ellos son como una familia, una familia bloggera, virtual, pero fecunda, incansable, incontenible, indestructible. Conocer a uno, me conducía por el camino de conocer al otro y otro más; y de esta manera he ido incrementando mi red de blogs amigos, de la que me nutro, me lleno, me oxigeno día con día.
Así, brincando de acá para allá he conocido a la productiva Laura con sus Retazos y Puntadas; la aguerrida Hilda, quien defiende la vida y la salud al tiempo que nos invita a La cámara de las meditaciones.
He tenido el gusto de conocer los espacios informativos y de gran compromiso social de Verónica y Rommy. Cada cual, desde su trinchera, han iniciado una lucha sin tregua por defender los derechos de los discapacitados y por denunciar los femicidios y demás delitos contra la mujer que se comenten en su país. Ambas argentinas, ambas valientes y admirables.
Y quedándonos en el cono sur del continente, me alegro de contar con tres sitios para mi relax, para mi descanso de la vorágine en la que nos sumerge este mundo nuestro: AleMamáAmalia y José Manuel me absorben con sus comentarios cotidianos, su música y su poesía que invitan a la reflexión, la alegría, la fantasía, la imaginación, el romanticismo y la ensoñación.
Y bueno, llegamos hasta el viejo continente, donde he tenido oportunidad de encontrar varios blogs amigos que son dignos de visitar y de seguir de manera continua. Todos ellos comprometidos con nuestra fe católica y defensores incansables ante los incontables detractores que nos encontramos día a día.
Martín, Arcendo, Ángel y Luisa, valiosos ejemplos a seguir en este mundo del ciberespacio. Botón de muestra que nos indica que sí se puede, desde esta nueva tribuna que nos brinda la tecnología, seguir predicando, evangelizando con el ejemplo, esparciendo la Palabra y defendiendo nuestros principios con orgullo y dignidad.
A todos ellos agradezco el ejemplo, la dedicación, el optimismo, la entrega, el cuidado, el compromiso, el amor y la lucha que despliegan en cada uno de sus comentarios.
Espero tener la oportunidad de seguirlos visitando y conociendo por medio de sus blogs.
Y a todo aquel que me lea, que por azares del destino o por un error en la escritura ha llegado hasta aquí, le recomiendo ampliamente la visita a mis amigos, seguramente encontrará algo de lo que anda buscando…aún antes de saberlo.

Publicar un comentario en la entrada